<strong>Meta y los riesgos de convertirse en un gigante tecnológico</strong>

Alcanzar el éxito en el ecosistema digital no es un trabajo sencillo. Convertirse en el líder de las redes sociales es una tarea aún más ardua. A estas alturas, nadie duda del poder y la influencia de Meta, propietaria de tres de las cuatro redes sociales con más usuarios a nivel global (Facebook, Instagram y WhatsApp).

Sin embargo, alcanzar esta posición lleva aparejado un escrutinio intensivo por parte de las autoridades públicas, quienes velan por la seguridad de los ciudadanos. Este escrutinio se ha saldado con investigaciones y cuantiosas multas para Meta, principalmente por el uso indebido que ha hecho de los datos de los usuarios. Los datos se han convertido en la piedra angular de su negocio y el gigante estadounidense debe moverse con pies de plomo a la hora de ver qué tratamiento hace de los mismos.

Sin embargo, recientemente Meta se ha encontrado con otro escollo al que no había hecho frente hasta ahora, las leyes de competencia. En particular, el pasado día 19 de diciembre, la Comisión Europea informó a Meta de su opinión preliminar; por la cual la empresa con sede en Menlo Park (California), habría infringido las normas antimonopolio de la Unión Europea. La vinculación de “Facebook Marketplace” (servicio de anuncios clasificados de Meta) a la red social Facebook es lo que ha propiciado la decisión de la Comisión. Conjuntamente, el organismo europeo considera que Meta puede estar imponiendo condiciones comerciales desleales a los competidores de “Facebook Marketplace” en su propio beneficio.

Como hemos señalado anteriormente, Meta es líder en el mercado de las redes sociales. Esto implica a su vez, y así lo entiende la Comisión Europea, que Meta ostenta una posición dominante. Esta posición dominante no se limita a las redes sociales, sino que también alcanza a los mercados nacionales de publicidad gráfica en línea en las redes sociales. A ojos de la Comisión, el presunto abuso de su posición dominante seguiría los siguientes patrones:

-   En primer lugar, Meta vincula su servicio “Facebook Marketplace” con la red social Facebook. Lo anterior implica que los usuarios de esta red social tienen acceso automáticamente al servicio de anuncios clasificados, lo deseen o no. Aquello que inquieta a la Comisión es la posibilidad de que los competidores de “Facebook Marketplace” se vean excluidos por la situación ventajosa que le otorga esta vinculación directa al servicio de anuncios clasificados de Meta.

-   Seguidamente, la Comisión considera que Meta abusa de su posición dominante mediante la imposición de condiciones comerciales injustas a los servicios de anuncios clasificados en línea de la competencia que se anuncian en las redes sociales Facebook o Instagram. La utilización por parte de Meta de datos relacionados con anuncios derivados de sus competidores para beneficiar a “Facebook Marketplace” no tiene justificación a ojos de la Comisión. Asimismo, ésta considera desproporcionada e innecesaria la ventaja de la que goza Meta para la prestación de servicios de publicidad gráfica en línea.

Las conductas mencionadas podrían suponer la infracción del artículo 102 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (“TFUE”). El citado precepto condena el abuso de posiciones dominantes en el mercado. Las multas derivadas de este tipo de infracciones pueden alcanzar hasta el diez por ciento (10%) de los ingresos anuales a nivel mundial.

Como comentábamos al inicio del artículo, la condición de gigante tecnológico entraña riesgos además de reportar beneficios. Estaremos pendientes de la progresión de la investigación para ver si Meta se une a Alphabet, Amazon y Apple en la lista de compañías sancionadas por vulnerar las reglas de la competencia en la Unión Europea.

Íñigo García López, Senior Legal Counsel, Legal Army

Leer más

Posts relacionados que podrían interesarte

Todas nuestras noticias